Por qué se arrepienten algunos compradores de los vehículos eléctricos y los taxistas no

Desde la llegada de los coches 100% eléctricos un pequeño porcentaje de compradores no están contentos con su compra y han vuelto a los vehículos de combustión o híbrido. Sin embargo, en el caso del taxi la mayoría de los taxistas de eléctricos siguen muy contentos con su compra.

Aquí te explicamos por qué algunos compradores se arrepienten de sus vehículos eléctricos mientras que los taxistas no.

Por qué hay personas que cambian un coche eléctrico por uno de combustión

El cambio de coche eléctrico a combustión es o no una buena idea.

Si bien, la mayoría de los que compran un coche eléctrico jamás volvería a uno de gasolina o diésel, hay un pequeño porcentaje que esta haciendo el cambio en la otra dirección, vendiendo su eléctrico para comprarse un coche de combustión, generalmente un híbrido.

A continuación te enumeramos todas las razones por las cuales algunos compradores de coches eléctricos deciden volver a los vehículos con motores de combustión interna:

1. Baja autonomía de las baterías

El problema de la baja autonomía en los coches eléctricos se daba, sobre todo, en los primeros modelos que salieron al mercado o modelo actuales de gama de entrada.

Un problema que cada vez es menor y que en la mayoría de los vehículos eléctricos que se han lanzado en los últimos 3 años esta bastante resuelto. Además, cada vez hay más empresas fabricando baterías con mayor densidad de carga por lo que este problema tiende a desaparecer.

Actualmente para el día a día, la autonomía de un coche eléctrico es más que suficiente para casi todos los usuarios. Imaginaros la cantidad de kilómetros diarios que hacemos los taxistas y la mayoría no pensamos volver a un coche de combustión.

Sin embargo, en países con climas muy fríos la autonomía de las baterías de los coches baja demasiado con respecto a los países con climas más templados. Por ejemplo, hay modelos de coches eléctricos de marcas chinas que pierden hasta el 34% de la autonomía homologada en condiciones de frío.

Esto hace que si vives en un país con inviernos muy largos e intensos te platees en muchos casos volver a un coche de combustión y abandonar el coche eléctrico.

2. Problemas con la red de puntos de carga

Aquí, ya si que hay que ponerse más serios. Es verdad que los puntos de carga de la red española son insuficientes, si lo queremos apostar por la electrificación de los coches.

Poca red de puntos de carga para coches eléctricos

La red de puntos de carga aún es insuficiente en comparación a las gasolineras

Además, en muchos lugares los puntos de carga siempre están ocupados o directamente no están operativos. Recientemente incluso se ha encontrado casos en los que algunos «empresarios» han instalados puntos de carga con un subvención y ni siquiera los han conectado a la red eléctrica.

En este sentido, la mejor solución es tener tu propio punto de carga en tu casa. El problema aquí viene que solo aquellos usuarios que tienen su propia plaza de garaje pueden hacer esta instalación como apuesta de futuro.

Por eso, muchas personas que no pueden instalar su propio punto de carga o no tienen uno cerca, al final desisten y venden su vehículo eléctrico para volver a un coche de gasolina.

3. Precios más elevados

Aunque si hacemos las cuentas a largo plazo, los coches eléctricos son mas rentables que un coche de combustión, es verdad que la inversión inicial es mucho más alta.

Esto hace que la mayoría de las personas no quieran o no puedan afrontar los elevados precios de los coches eléctricos que hay actualmente.

Aunque, se prevé que desde 2024 en adelante aparezcan modelos eléctricos con precios más competitivos frente a los de combustión, por el momento la realidad es otra.

En el caso de los taxistas es mucho más fácil abandonar los tradicionales vehículos de combustión y apostar por la electrificación.

En nuestro estudio en el taxi eléctrico en Madrid, ya comprobamos como un coche eléctrico te puede hacer ahorrar mucho dinero. Ahora, vamos a ver un ejemplo solo del ahorro de combustible en el caso de que hagas poco uso del coches, unos 15.000 km anuales.

GastoEléctricoCombustión
Media de km anuales15.000 km15.000 km
Consumo del motor15,1 kWh / 100 km9,5 litros / 100 km
Consumo anual2265 kWh1425 litros
Precio electricidad/gasolina0,2 € el kWh1,7 € el litro
Gasto anuales453 €2422 €

Solo haciendo 15.000 km anuales con el coche te ahorras casi 2000 € al año en combustible si usas un coche eléctrico en lugar de uno de combustión. En el estudio se ha usado un precio bastante conservador de la gasolina y alto en el kWh de la electricidad, por lo que el ahorro será aún mayor.

Es importante que hagas estos cálculos antes de comprar un vehículo eléctrico o de combustión, ya que normalmente los vas a tener muchos años.

4. Mala experiencia de venta y postventa

Aquí, es donde las marcas de coches se tienen que poner las pilas. Algunos usuarios de vehículos eléctricos se quejan de los procesos de compra o de la mala gestión de los servicios post venta.

Por ejemplo, con marcas como Tesla, solo puedes comprar el coche online y te es muy difícil verlo si no vives en una gran ciudad. Esto puede echar para atrás a algunos/as potenciales compradores.

Además, ahora que empiezan a aparecer muchas marcas chinas, ya se empiezan a ver quejas en lo que respecta a la atención postventa de estas nuevas marcas.

5. Degradación de las baterías

La degradación de las baterías no solo es un problema de autonómica efectiva de tu vehículo. Mientras dura la garantía puedes conseguir el cambio por unas baterías nuevas, pero una vez que la garantía ha acabado el proceso es muy costoso.

Además muchas marcas no tienen un suministro de repuestos que satisfagan la demanda por lo que los tiempo de espera en un cambio de batería pueden ser muy alto. Un ejemplo extremos es el de los Ford Focus, el cambio de la batería se acerca a los 20.000 € y encima muchas veces la empresa no tiene stock.

Descontento con la autonomía de las baterias

Ejemplo de la degradación de las baterías con el tiempo de algunos modelos de coche eléctrico

La degradación de las baterías y el elevado coste del cambio han hecho que algunas personas con coches eléctricos hayan decidido volver a los modelos de combustión.

Nosotros, como taxistas, te podemos dar nuestro punto de vista. En nuestro caso, que utilizamos taxis de la marca Tesla en Madrid y también taxis Teslas en Barcelona, nuestra experiencia es positiva. Poca degradación tras maá de 100.000 kilómetros y buen servicio cuando algún taxi de la flota a necesitado un cambio de batería.

6. Experiencia de conducción diferente

Pasarte a un coche eléctrico requiere un pequeño proceso de adaptación.  En este sentido, veremos que el coche acelera y responde mucho más rápido que si lo comparamos con un coche de combustión.

Además, los motores eléctricos son muchísimo más silenciosos que uno de gasolina o diésel y la conducción es más suave.

Por otro lado, si eres una persona fan radical de los cambios de marca, has de saber que los coches eléctricos son todos automáticos. Algunas empresas intentan hacer sistemas de cambio virtuales, pero en definitiva son trampantojos que no aportan nada.

No gusta el cambio en el modo de conducción de manual a automático

Cambio de marcas automático en eléctricos y manual en gasolina

Si solo aceptas un coches con marchas y no quieres un automático de ninguna manera, al fina seguro que acabas dejando de lado tu coche eléctrico para volver a los de combustión.

En el caso de los taxistas, los coches eléctricos no nos suponen ningún inconveniente en este punto. Para jornadas de trabajo largas al volante o en condiciones de mucho tráfico se agradece mucho que sean automáticos. Además, la conducción más suave y los motores tan silenciosos nos permiten ofrece un servicio de taxi premium que los clientes valoran muy bien.

7. Menos tipos de vehículos

Una de las quejas más habituales de algunas personas sobre los coches eléctricos en comparación a los de gasolina es la falta de variedad de tipos de coches.

Es verdad que, por ahora, casi todos los coches eléctricos son berlinas, con la excepción de algún SUV y algún monovolumen.

En cuestión de polivalencia es más fácil encontrar un tipo de coche que se adapte a nuestras necesidades si apostamos por los de combustión. Por ejemplo si buscamos un coche pequeño y compacto, los eléctricos suelen tener muy poca autonomía.

Algo similar pasa con los vehículos de más de 5 plazas, donde los de combustión o híbridos dominan casi todo el mercado.

Algunos usuarios de coches eléctricos vuelven a comprar un coche de gasolina cuando necesitan cambiar de vehículo, porque sus necesidades son otras, y no encuentran el tipo de coche dentro de la gama eléctrica.

8. Falta de talleres especializados

Aún no son muchos los talleres y mecánicos que tengan un conocimiento igual de profundo de los coches eléctricos como lo tienen con los coches de combustión.

Hay poco talleres especializados en coches eléctricos

Falta de talleres especializados en coches eléctricos

Si bien, los coches eléctricos dan muchos menos problemas, en algunos talleres los tiempos de reparación son demasiado altos.

Esto hace que algunas personas hayan vuelto a los coches de combustión tras una mala experiencia con el coche eléctrico en el taller

9. Poca oferta de seguros para coches eléctricos

Otra cosa que dificulta el paso al eléctrico es la poca oferta en cuanto a seguros y coberturas especificas para este tipo de vehículos.

No todas las compañías aseguradoras tienen coberturas como:

  • Cobertura de la batería en caso de siniestro
  • Asistencia en viaje, incluido por descarga de la batería
  • Robo de cable de recarga
  • Libre elección de taller
  • Asesoramiento administrativo y legal para coches enchufables

10. Pocas diferencias entre la etiqueta CERO y ECO

A día de hoy los coches eléctricos tiene la etiqueta CERO de la DGT que les permite aparcar en las zonas de estacionamiento regulado de forma gratuita.

Por otro lado, hay vehículos de combustión híbridos, con la etiqueta ECO que solo pagan el 25% en las mismas zonas de estacionamiento.

Además, los protocolos de contaminación consideran iguales los coches CERO y ECO en comparación a los de combustión con etiquetas C y B.

A favor de los coches 100% eléctricos hay que decir que estos coches si que son realmente vehículos de cero emisiones durante su funcionamiento. Por eso muchos países ya empiezan a quitara los beneficios a los coches híbridos o incluso la DGT se plantea cambiar la asignación de las etiquetas medioambientales.

Si estas pensando en cambiar tu coche eléctrico por un de combustión ten en cuenta que en los próximos años los vehículos con etiqueta CERO van a tener más ventajas con respeto a los de combustión hibrida ECO.

Nuestra opinión

Si bien es verdad que algunas personas están cambiando sus coches eléctricos para volver a los de combustión, es un mínimo porcentaje en comparación con los no volvería jamás a los modelos de gasolina.

Nuestra opinión como taxistas, que utilizamos mucho el coche eléctrico en nuestro día día, es que es una compra muy recomendable.

Los vehículos eléctricos cada vez tienen mejor autonomía y la red de electrolineras de España permite hacer cómodamente cualquier viaje utilizando la carga rápida de las baterías.

En definitiva, salvo casos muy concretos en los que necesites un modelo de vehículo especifico, no hay razón para volver al coche de combustión una vez has probado un coche eléctrico.